Inicio > Cirugía de hernia inguinal

Cirugía de Hernia Inguinal

El tratamiento top actualmente es la plastia inguinal laparoscópica. Usamos cámara, monitor de alta definición e instrumental especializado para colocar una malla por dentro de la hernia logrando una correcta plastia.

¿Qué es una hernia inguinal?

Es un defecto o agujero por donde protruye contenido intraabdominal hacia el canal inguinal. El canal inguinal es un conducto de 4 a 6 cm que va en dirección oblicua, de arriba a abajo y comunica la región abdominal con el exterior hacia la bolsa escrotal en el hombre y labios mayores en la mujer.

Dr. Víctor Calao

Dr. Víctor Calao

Especialista en el diagnóstico oportuno y el tratamiento inmediato de enfermedades del tracto gastrointestinal.

Agendar cita

¿Quieres saber más?

Estas son algunas de las preguntas frecuentes acerca de la Cirugía de hernia inguinal

En su mayoría son asintomáticas; cuando se producen síntomas pueden iniciar con ligeras molestias en la zona inguinal, leve dolor en la ingle, testículo o labio mayor del mismo lado de la hernia; o se puede presentar gran dolor que llega a incapacitar al paciente.

Se puede presentar náusea o vómito cuando partes del intestino quedan atrapados en la hernia, y si persiste habrá datos de obstrucción.

Si el paciente deja pasar el tiempo sin operarse, la hernia empeorará y habrá riesgo que el contenido se atasque en el canal inguinal. Este contenido como ya comentamos puede ser intestino y puede comprometer su integridad provocando una emergencia. Si aún el paciente no se opera, hay alto riesgo de perforación intestinal.

Otro de los síntomas es una incapacidad para caminar. Muchos pacientes se presentan con una hernia emergida hasta la bolsa escrotal y permanecer así por años.  Las personas que tienen estas alteraciones afortunadamente ya no tuvieron complicaciones graves, sin embargo la cavidad abdominal se acostumbra a no tener el contenido que se encuentra en el escroto y al momento de la cirugía y quererlo regresar, aumenta demasiado la presión intraabdominal y puede causar una recurrencia inmediata de la hernia (se vuelve a formar a las horas después de la cirugía), o provocar otra complicación llamada síndrome compartimental abdominal.

El anillo profundo del canal inguinal comunica hacia la cavidad abdominal, por lo tanto si existe un aumento o dilatación en este,  los órganos intraabdominales como intestino,  vejiga o epiplón lo empujarán y terminarán introduciéndose al canal, a un lado del cordón espermático o del ligamento redondo. Aparecerá en la región inguinal un aumento de volumen que se puede visualizar con facilidad o palpar a través del anillo superficial.

Además del deslizamiento por un anillo profundo dilatado, otra forma de presentación de una hernia es por ruptura del piso del canal inguinal por defectos estructurales de la colágena causados por tabaquismo, alteraciones congénitas moleculares o por aumentos constantes de la presión intraabdominal como en casos de tosedores con bronquitis crónica.

Un médico experto en hernias detecta fácilmente si hay una alteración inguinal. Si el paciente tiene sobrepeso o si la hernia va iniciando se requerirá la ayuda de un ultrasonido que reportará el tamaño del defecto en el anillo inguinal, el tamaño del contenido de la hernia y las estructuras que emergen, pudiéndose tratar de intestino y en raras ocasiones vejiga, apéndice o colon.

El tratamiento top actualmente en cirugía de hernia inguinal es la plastia inguinal laparoscópica. Usamos cámara, monitor de alta definición e instrumental especializado para colocar una malla por dentro de la hernia logrando una correcta plastia.

El contenido que empujaba se regresa al abdomen y se taponea el anillo profundo por dentro. La ventaja de este procedimiento es que se emplean incisiones pequeñas, es un procedimiento de mínima invasión con rápida recuperación, y es la técnica que ofrece muy bajo riesgo de recurrencia.  El paciente puede realizar en la primera semana sus actividades cotidianas.

La otra opción es la reparación inguinal abierta que consiste en realizar una incisión en la zona inguinal e ingresar al sitio de la hernia por arriba. Se coloca un cono de malla, un segmento de malla o ambas dependiendo del tamaño y se fijan adecuadamente. La ventaja de esta técnica es que se puede realizar con anestesia regional y en muchas ocasiones ser ambulatoria. No se usa anestesia general. La incisión puede ser de 5 a 10 cm. En hernias grandes complicadas se requerirá de mayor apertura.

En primer lugar, la herida debe lavarse con agua y jabón, mantenerla seca y cubierta con gasas. Se les menciona a los pacientes que deben evitar cargar cosas pesadas o hacer ejercicios muy fuertes con el abdomen porque esto incrementa la presión intraabdominal y el sitio más débil es la zona donde realizó la cirugía, con riesgo de que la malla o el cono se muevan de su lugar. Los puntos se retirarán en 7 a 10 días. La dieta debe ser baja en grasas e irritantes.

En ambas técnicas de cirugía de hernia inguinal puede haber hinchazón, moretones o hematomas en el sitio de las incisiones, con un bajo porcentaje. Con técnicas abiertas el riesgo de desarrollar de nuevo la hernia es del 3 al 5%. En cirugía laparoscópica en menor al 1%. Es muy raro que se presente dolor crónico el cual requerirá de diferentes técnicas para aliviarlo.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?