Inicio > Cirugía de hemorroides

Cirugía de Hemorroides

El tratamiento quirúrgico se realiza cuando los síntomas continúan a pesar de tratamiento médico previo, o cuando se presenta dolor intenso, sangrado u obstrucción a la salida de la defecación.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides por definición son venas localizadas debajo de la mucosa que recubre el ano y la parte final del recto. Las venas llevan la sangre poco oxigenada de la periferia hacia el corazón.

Dr. Víctor Calao

Dr. Víctor Calao

Especialista en el diagnóstico oportuno y el tratamiento inmediato de enfermedades del tracto gastrointestinal.

Agendar cita

¿Quieres saber más?

Estas son algunas de las preguntas frecuentes acerca de la Cirugía de hemorroides

Los síntomas por enfermedad hemorroidal son: sensación de cuerpo extraño, dolor, comezón, irritación, ardor, mayor sudoración, sagrado escaso y problemas para mantener la región aseada. Los pacientes también refieren dificultad para realizar el aseo después de la evacuación por la presencia de la hemorroide. En casos avanzados puede haber obstrucción de la defecación.

El sangrado inicialmente pueden ser gotas después de evacuar o manchado del papel. En otras ocasiones el sangrado es profuso y podría requerir hospitalización.

El tratamiento de la enfermedad hemorroidal depende en la fase en la que se encuentre; en las primeras fases se puede dar tratamiento médico a base de ablandadores de heces, ingesta de agua, consumo complementario de fibra, anestésicos locales, entre otros.

El tratamiento quirúrgico se realiza cuando a pesar de estas medidas los síntomas continúan, o cuando se presenta dolor intenso, sangrado u obstrucción a la salida de la defecación.

Existen otros tratamientos como ligadura de vasos hemorroidales con bandas, coagulación con luz infrarroja, hemorroidectomía con engrapadora. Los primeros dos se indican en hemorroides iniciales y pequeñas. El tercero conlleva el uso de instrumentación costosa y entrega los mismos resultados.

El nombre médico de la cirugía de hemorroides es Hemorroidectomía y se puede realizar con bisturí o instrumentos especiales de corte y coagulación.

Nosotros realizamos la cirugía de hemorroides con estos últimos, también conocido como Ligasure. Este instrumento coagula la raíz de la hemorroide realizando un corte limpio y rápido. Generalmente se retiran 2 paquetes hemorroidales; el tercero se evalúa si se retira o no debido al riesgo de estenosis de la región.  Conlleva poco o nulo sangrado debido a que no se corta nada, es una resección por coagulación. No se dejan materiales extraños como en el caso de las bandas de caucho. No es un procedimiento que implique el uso de instrumentación costosa.

En la recuperación de la cirugía de hemorroides se recomienda reposo por dos semanas para que cicatrice por completo la zona trabajada y no haya molestias. Los cuidados después de la cirugía de hemorroides consisten en mantener el área anal limpia a base de lavados en la regadera o baños de asiento, disminuyendo la inflamación y favoreciendo la cicatrización. También se ayuda con antiinflamatorios y antibióticos.

La dieta será a base de alimentos altos en fibra como lechuga, acelgas, zanahorias crudas, espinacas; verduras cocidas como espárragos, remolachas, champiñones, nabos, calabaza, brócoli y alcachofas. Las frutas también son buena fuente de fibra y tenemos manzanas, plátanos, peras, kiwis, duraznos, mandarinas, ciruelas, higos y frutas deshidratadas. Los granos como avena, pan de grano integral, arroz integral, cereales ricos en fibra como salvado, trigo triturado y trigo inflado. 

Evitar comer carbohidratos simples como galletas, panes, refrescos embotellados, jugos procesados, papas fritas, pastas, pizzas, alimentos muy condimentados o picantes.

Se debe consumir mínimo dos litros de agua al día.

No vuelven a salir, pero hay que aclarar que se encuentran 3 sacos hemorroidales en el canal anorrectal, si uno de ellos se inflama y se opera, los otros dos pueden afectarse en el futuro. Por lo tanto el paciente debe seguir con tratamiento médico.

No está indicado quitar las hemorroides que estén sin problemas, y no se recomienda quitar más de dos sacos hemorroidales afectados por riesgo de obstrucción anal debido al proceso inflamatorio y cicatrizal que se generaría.

Como comentamos, la enfermedad hemorroidal se divide en grados del I al IV; en el grado I sólo hay molestias en la región anal como comezón, ardor, dolor, leve sangrado. No existe protrusión de la vena hacia el ano. En el grado II además de los síntomas hay protrusión de la hemorroide pero esta es temporal y espontáneamente regresa a su lugar. En el grado III hay protrusión, pero ya no se regresa sola, el paciente digitalmente la alivia. En el grado IV ya no es posible regresar la hemorroide con maniobras.

En las etapas I y II el tratamiento es conservador, es decir, no necesita cirugía. Se realizan ajustes a la alimentación aumentando el consumo de alimentos ricos en fibra y disminuyendo las grasas y los azúcares simples. Se aumenta la hidratación con mínimo dos litros de agua al día. Se agrega además suplementos de fibra como psyllium plantago la cual lo venden como polvo que se diluye en agua. La ingesta inicial es de un vaso al día, incrementando a dos vasos después de 4 semanas.

Cuando existen episodios de inflamación aguda como dolor, ardor o comezón se da un tratamiento a base de cremas y ungüentos de aplicación local con mejoría transitoria. También se requiere de baños de asiento, es decir baños en una tina con agua tibia para disminuir la inflamación, las molestias y sirve de aseo de la región.

Si a pesar de todas estas medidas no existe mejoría de la sintomatología o la enfermedad sigue progresando, la única opción es cirugía.

Las hemorroides por definición son venas localizadas debajo de la mucosa que recubre el ano y la parte final del recto. Las venas llevan la sangre poco oxigenada de la periferia hacia el corazón. Son estructuras anatómicas normales con la función, además de retornar la sangre, de servir como cojinetes amortiguando el paso de la materia fecal en el momento de la defecación y contribuyendo con el esfínter a coaptar el cierre y evitar incontinencia.

Cuando las hemorroides se inflaman o empiezan a bajar por el ano, ya se puede hablar de enfermedad hemorroidal.  Esta se presenta por diversos factores entre ellos el esfuerzo excesivo, el aumento de la presión intraabdominal y las heces duras por una alimentación baja en fibra y alta en carbohidratos.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?